Con la tecnología de Blogger.
.

"Christy Alien #1", Iván Hernández

Según palabras del propio autor:

Llega la PRIMERA SERIE de la Colección Buscoaliados: Christy Alien.
Christy Alien es una original serie de mininovelas cargadas de romanticismo, humor, acción y suspense, pero también un divertido homenaje a la novela romántica, las películas de ciencia-ficción de serie B y los libros de papel (aunque sólo esté disponible en ebook).


Pincha sobre la portada para comprarla


Título original: Christy Alien #1. ¡Quiero un Rockford!

Autor: Iván Hernández

Número de páginas: 81

Año de publicación: 2013

Edición: 2013

Editorial: autoeditado

Formato: ebook

Precio: 0'99 €


 Sinopsis

Christy Alien es una joven veinteañera enamorada de las novelas románticas protagonizadas por William J. Rockford. Trabaja en la biblioteca de Oasis, un pueblecito en mitad de un desierto sin nombre donde todos sus habitantes son extraterrestres excepto Dave, un desaliñado piloto de vuelos aeroespaciales turísticos, Amber, directora de la biblioteca, y ella. Todo parece estar en calma hasta que un día Christy presencia un trágico accidente en el que una nave espacial se estrella a escasos metros de ella. En el interior viajan una mujer... y su hija de pocos meses. Antes de morir, la mujer entrega el bebé a Christy y le pide que lo lleve de vuelta a su hogar.
¿Un bebé humano? Imposible. Los humanos están en vías de extinción y, por otro lado, tienen prohibida la reproducción, ¡todo un despropósito!
Christy se encariña con la pequeña y decide hacer lo que sea por protegerla y llevarla de regreso a casa.
Pero no, no será fácil...
  

Opinión personal


Esta reseña será cortita, como no podría ser de otro modo tratándose de una novela de 81 páginas de extensión.

Te la zampas de una sentada, ya que es muy, muy sencilla de leer: cortita, rápida, fresca, parca en descripciones y con diálogos muy ingeniosos, muy vivos. Las páginas se nos vuelan entre risas.

Así que sí, lo admito, me reí mucho. Cierto que esperaba que fuera divertida porque es lo que promociona el autor, pero mi idea era que sería algo más sosegado, de esas historias que las lees con una sonrisilla. Imaginaos mi sorpresa cuando, en realidad, descubrí que ésta es de las que te sacan risas a carcajadas.

Iván Hernández crea un mundo nuevo y distinto para Christy: una Tierra post-apocalíptica e inhóspita para el género humano. Hasta aquí no parece muy original, ¿verdad? Pero, ¿y si esa Tierra estuviera plagada de extraterrestres colonos que son una sátira a todos esos alienígenas viscosos de películas de serie B? ¿Y si los raros, los despreciados, los temidos, no fueran los extraterrestres sino los últimos supervivientes de la humanidad? ¿Y si el sitio donde vive la protagonista tuviera un regustillo mezcla de pueblecito estadounidense de los 50 y película de Western con sheriff de los que se golpean el ala del sombrero mascullando "señora"? (de esto último no dice nada el autor y puede que sólo sea una apreciación personal mía, os aviso). Aderezado todo con un toque de "ciencia ficción gamberra". En fin, que la he encontrado muy original, el autor recurre a tópicos y a lugares comunes, pero son sólo guiños, no los toma en serio para formar la historia, sino que los utiliza en su beneficio para compartir bromas con el lector y crear más situaciones hilarantes.

Respecto a los personajes, al tratarse de la primera entrega de la serie, apenas nos encontramos con un puñado de ellos; eso sí, bien delimitados y "apuntando maneras" para próximas apariciones. De entre todos ellos, mi personaje favorito es, sin lugar a dudas, Hale... Leeros Christy Alien #1. ¡Quiero un Rockford! y a ver si podéis no darme la razón.

Mi conclusión es que cumple lo que promete: risas, un rato divertido y una lectura ligerita. ¡A mí me ha encantado! Ya me muero de ganas por leer el siguiente episodio de las aventuras de la encantadora y divertidísima Christy (y compañía).



Puntuación

8 de 10

"Norte y Sur" de Elizabeth Gaskell

Me encantan las autoras inglesas del siglo XIX: Jane Eyre de Charlotte Brontë, Cumbres borrascosas de su hermana Emily y Orgullo y prejuicio de Jane Austen son tres de mis libros favoritos (incluso diría que por ese orden). Así pues, alguien me recomendó la lectura del libro que nos atañe en esta reseña: Norte y Sur de Elizabeth Gaskell. He de reconocer que nunca había leído nada de esta autora, por el simple hecho de que desconocía su mera existencia...



Título original: North and South

Título en castellano: Norte y Sur

Autora: Elizabeth Gaskell

Número de páginas: 544

Año de publicación: 1855

Edición: 2010

Editorial: Alba Editorial

Formato: tapa blanda

Precio: 28'50 euros


 Sinopsis


A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos -desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil- tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios.


Opinión personal

Bueno, en esta ocasión no sé por dónde empezar... Pongámonos un poco en situación: a pesar de que en España Elizabeth Gaskell es vergonzosamente desconocida, esta autora goza de gran reconocimiento en lares ingleses. A ella le corresponde, al parecer, el título de ser la primera persona en Inglaterra en escribir ficción en torno a la denominada "cuestión social", que se desarrollaba en su época en las ciudades fabriles a raíz de la Revolución Industrial. Tradicionalmente, este mérito le ha sido siempre adjudicado a Charles Dickens, aunque (sin despreciar un ápice la obra del señor Dickens) tal parece que la primera novela de la señora Gaskell, Mary Barton, fue la primera en tratar el tema y, dicho sea de paso, la que llamó la atención y la admiración del propio Dickens sobre la autora.

La novela que nos atañe hoy, Norte y Sur, vuelve a participar de estos temas. Así pues, a pesar de que es común hallarla bajo la etiqueta de "novela romántica", en ella encontraremos mucho más que una historia de amor, también se nos mostrará un vívido retrato, detallado y apasionado, de la actualidad que se vivía por aquel entonces en el norte de Inglaterra: la vida en una ciudad industrial (en este caso, la ficticia Milton basada en la ciudad de Manchester, donde la autora vivió y conoció la realidad de primera mano), la dinámica de las fábricas, las huelgas, las revueltas de los trabajadores, las tácticas del sindicato y, por supuesto, esa brecha virtualmente insalvable entre patrones y obreros.

El estilo de la autora es delicioso, me ha dejado prendada y maravillada. Sus descripciones son detalladas, coloridas, pulcras e incluso yo llegaría a decir que voluptuosas. Y no sólo me refiero a los paisajes, sino a todo: las escenas, los personajes y sus emociones, sus pensamientos, sus reacciones. Eso sí, los diálogos no son chispeantes como los de Jane Austen, pero... ¡ni falta que le hace! Por cierto, no me parece apropiado comparar a esta autora con Austen (ni siquiera corresponden a la misma época: Gaskell a la victoriana y Austen a la de la Regencia), pero lo menciono porque he visto que algunos lectores le criticaban precisamente eso: "la falta de ingenio". Yo considero que no es tal, en absoluto, sino otra forma de acercarse a las historias. 

Los personajes "están vivos", no son planos, y algunos secundarios tienen tanta fuerza en sí mismos o una historia tan conmovedora que cuentan con gran peso en el conjunto. El sindicalista Nicholas Higgins, por ejemplo, o la propia señora Thornton. La pareja principal es una de ésas que se vuelven inolvidables y, al contrario de otras historias decimonónicas en las que desde el punto de vista del siglo XXI no entendemos muy bien por qué hay tantos problemas para que estén juntos, aquí está claro y es más que comprensible: ella es una dama sureña, instruida, acostumbrada a la sencillez, y posicionada en principio con la causa de los obreros; él es el patrón de una fábrica, hecho a sí mismo, uno de esos industriales a los que la "gente bien" despreciaban por considerarlos de baja ralea.

Esta novela me ha fascinado, no he podido parar de leer hasta que he llegado al último punto y final. Me ha mantenido despierta hasta altas horas de la madrugada, con los ojos cansados y los párpados pesados, engañándome a mí misma con eso de "un poquito más", "hasta terminar el capítulo" o simplemente "hasta terminar esta escena y saber qué ocurre". Porque ocurren muchas cosas y hay que prestar plena atención a muchos detalles...

Ha pasado automáticamente a mi lista de libros favoritos y he de admitir, con una inevitable sensación de traición, que, ese huequito en mi corazón literario que durante quince años había estado ocupado por el señor Darcy, tiene nuevo inquilino: John Thornton (leeros Norte y Sur y lo comprenderéis).


Puntuación

10 de 10

"La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey", Mary Ann Shaffer y Annie Barrows

Pues empecé a leer este libro sin saber de qué trataba, atraída por su curioso título y por el hecho de que la narración de la historia estaba realizada en estilo epistolar.





Título original: The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society

Título en castellano: La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey

Autoras: Mary Ann Shaffer y Annie Barrows

Número de páginas: 304

Año de publicación: 2008

Edición: 2010

Editorial: RBA

Formato: tapa blanda

Precio: 19'95 euros


 Sinopsis

Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton encuentra la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet. A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en el mundo de este hombre y sus amigos, que resulta ser un mundo maravillosamente excéntrico. Esta novela ostenta una galería de personajes profundamente peculiares, todos amantes de la literatura, que intentan sobrellevar la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, alrededor de un pastel de patata.




 Opinión personal
 

Sólo he leído maravillas y alabanzas sobre esta novela. Cuando la terminé, fui corriendo a revisar reseñas en los interneses en busca de otros lectores que compartieran mi misma opinión, pero no he encontrado ni uno solo. Sí, aun a riesgo de resultar impopular, he de decir que esta novela no me ha gustado nada de nada.

Veamos, está narrada en forma de cartas, notitas y telegramas entre los diversos personajes que la componen. Aunque al final del todo aparece por ahí un diario que no sé muy bien a cuento de qué viene, creo que a las autoras les resultó el modo más sencillo de terminar la historia. Las cartas son siempre lo suficientemente cortas para no resultar pesadas, por lo que la lectura es amena, rápida y fresca. Algo que me ha extrañado de este estilo, sin embargo, es el hecho de que en ocasiones los personajes se mandaran notitas muy cortas (tipo mensaje de texto: "¿Vienes?", "Vale")... ¿Cómo se supone que lo hacían? No podían mandarlas por correo porque intercambiaban varias en el mismo día. Si alguien lo sabe, agradeceré que me ilumine porque me desconcertaba mucho. También los telegramas me resultaban chocantes: "Anda, pues vaya, no me digas que..." (cuando, todo el mundo lo sabe por las películas, en los telegramas se usa el menor número de caracteres posibles para economizar).

En fin, que me encantan las narraciones en estilo epistolar. Son poco usadas, por lo que para mí son algo diferente, original, y eso siempre se agradece. Así que al principio me enganché muchísimo a esta historia y tenía toda la pinta de que me gustaría a rabiar... Hasta que la narración se convirtió en una recopilación de anécdotas de la ocupación nazi en la isla de Guernsey, contadas por los propios isleños protagonistas de las mismas... Sé que las autoras se esforzaron por crear un hilo conductor, pero a mí se me ha quedado la sensación de que esa pretendida historia central no era más que una excusa para presentar las susodichas anécdotas.

Me ha resultado predecible hasta la exasperación, insulsa, ingenua, plagada de personajes estereotípicos y muy, muy empalagosa. Las palabras que más se repiten a lo largo de toda la historia son "maravilloso" y "encantador", y se repiten constantemente: para designar a los personajes, a los paisajes, a las situaciones, a las anécdotas, a los atardeceres... Todo es maravilloso y encantador, todo está recubierto por una gruesa capa amelocotonada, achocolatada, azucarada y caramelizada. Imposible que no me diera empacho. Y eso que yo creía tener un estómago a prueba de dulces.

Eso sí, las autoras se han documentado a conciencia para narrar esas anécdotas y trazar un esbozo de cómo fue la ocupación nazi. Eso no se les puede negar, lo acertado o no de la forma de narrarlo ya es otra cosa. También es loable que puedan contarnos todos aquellos horrores con el mismo tono almibarado del resto de la narración.

Creo que me hubiera podido gustar esta lectura hace muchos años, cuando era jovencita, aún había leído poco, y ese tono sonrosadito me causaba ternura en lugar de indigestión. Aun así, sé que hay muchísimas personas a quienes les ha encantado este libro, por lo que os animo a que le deis una oportunidad con vuestros propios ojos, tal vez os enamore el recubrimiento de purpurina.


 Puntuación

3 sobre 10
 

Seguir por correo

Curioseantes